Aunque no exenta de polémica, la carne de potro está de moda nuevamente. la carne de potro siempre ha estado entre nosotros. De hecho, existen indicios de que la carne de potro se viene consumiendo desde el Paleolítico.

¿Por qué la carne de potro está de moda?

El consumo de la carne de potro ofrece numerosas propiedades nutricionales. Por un lado, es una carne baja en grasa, lo que la convierte en ideal para dietas de control de peso y para deportistas. De hecho, se calcula que en 100 gramos de carne de potro no encontraremos ni 100 Kcal.

Por otro lado, posee un alto contenido en hierro, un mineral imprescindible para prevenir y combatir la anemia.

No podemos olvidar que la carne de potro aporta muchas proteínas.

Es también una carne más fácil de digerir que la carne de vacuno. Y como colofón de la fiesta, es  tierna y fácil de masticar, perfecta para todas las edades.

¿Cómo se clasifica la carne de potro?

Al igual que sucede con la carne de vacuno, la de potro se clasifica en diferentes categorías: extra, primera y segunda.

En el potro encontramos cortes como los de la ternera: solomillo, chuletón, babilla, lomo, tapa, falda, morcillo, etc.

Una de las partes más solicitadas es el lomo de potro, que podéis adquirir en nuestra carnicería. Se puede preparar a la plancha o la brasa.

¿Cómo cocinar la carne de potro?

Aprovechando que la carne de potro está de moda, están surgiendo miles de formas diferentes de cocinarlo. Hoy en día ya no es tan extraño encontrarlo en cartas de afamados restaurantes.

Por ejemplo, puede prepararse en crudo, a modo de steak tartar o en un delicado carpaccio.

Sus filetes son ideales para hacerlos empanados, a modo de milanesa, o a la plancha, eliminando calorías superfluas.

Las mejores piezas como el lomo, solomillo y el chuletón pueden prepararse a la brasa, a la parrilla o simplemente a la plancha. Son cortes tan deliciosos que no necesitan mucha floritura.

También pueden prepararse excelentes guisos de carne de potro con su morcillo o su falda, por ejemplo.

¿Y por qué no preparar unos filetes rusos, hamburguesas o albóndigas de carne de potro?

Con una carne tan deliciosa, el límite es vuestra imaginación.

Si os gusta experimentar en la cocina, atreveos con la carne de potro, ¡os sorprenderá!

Por nuestra parte, en San Cayo, seguimos ofreciéndoos cada día las mejores carnes. Os esperamos.