En España contamos con excelentes razas de vacuno, que la convierten en una carne muy popular. Dentro de los tipos de carne de vacuno hoy en Carnicería San Cayo nos centramos en la carne de ternera blanca, también conocida como lechal.

Qué conocemos como ternera blanca o lechal

Si nos ceñimos a los criterios establecidos por la Unión Europea, se denomina ternera lechal a aquella sacrificada con una edad menor o igual a ocho meses. Puede proceder de machos o hembras y su peso suele estar entre los 120 y 160 kg.

A simple vista, la ternera blanca recibe su nombre por su color. Éste suele ser de un tono rosa muy pálido, casi blanco. Aunque también se conoce como ternera lechal, puesto que estos animales se alimentan todavía de leche materna.

Pero, al contrario de lo que la gente piensa, su color no se asocia al consumo de leche, sino al bajo contenido en mioglobina de la carne. Esta proteína está más presente en los animales de mayor edad. Por eso, según se van haciendo más mayores, la intensidad de rojo de su carne aumenta.

Por otro lado, la ternera blanca es baja en grasa, perfecta para dietas de control de peso, además de facilitar la digestión.

En boca es una carne muy tierna y fácil de masticar, ideal para todas las edades. Esto sumado a su sabor suave y delicado, la convierten en un ingrediente perfecto para múltiples elaboraciones.

Al tratarse de una carne tan tierna, requiere de cocinados que la traten con delicadeza, respetando el producto y su sutileza. Por tanto, la plancha y los cocinados cortos le vienen fenomenal.

El truco está en no disfrazar, sino acompañar su delicado sabor, buscando elementos que no escondan todo su potencial.

En Carnicería San Cayo ofrecemos a nuestros clientes excelentes filetes de ternera blanca, una delicia para toda la familia.